Una estudiosa de las profecías bíblicas, señaló algunos aspectos actuales que favorecen la aceptación de los estadounidenses de un líder mundial como el Anticristo bíblico. «El escenario está listo», advirtió.

La educadora Stasia Decker-Ahmed, quien actualmente se desempeña como escritora e investigadora de profecías bíblicas, cree que Estados Unidos está «más que listo para recibir al Anticristo«. 

Durante un análisis sobre quién debería ser el Anticristo y cuándo debería emerger, reveló que Estados Unidos “ya tiene los brazos abiertos para él”. 

Para defender su opinión, citó cinco características que harán que la gente acepte fácilmente “al hombre de pecado y su sistema globalista”. 

1. Mayor aceptación de una agenda irracional y anti-Dios

Según Stasia, cualquiera que esté atento a los últimos acontecimientos puede ver que Estados Unidos se dirige hacia casi todo lo que es anti-Dios. “Eso fue hace más de 50 años”, señaló.

“Cualquier persona entre 50 y 60 años o más recuerda la época en que la mayoría de la gente en EE.UU. intentaba seguir o al menos respetar los principios bíblicos”, comentó, citando la práctica del aborto y la pornografía explícita de la generación actual . 

“Nuestra nación ha cambiado dramáticamente en un período de tiempo relativamente corto. Ahora vivimos en una sociedad que se ha separado de casi todas las normas y verdades basadas en la realidad de Dios”, continuó.

2. Dilución creciente de la doctrina bíblica

El escritor también recordó que, desde hace más de 2.000 años, casi todas las iglesias y denominaciones, católicas o protestantes, consideraban el matrimonio entre un hombre y una mujer. Eso no era discutible”, dijo.

«Durante los últimos 10 años más o menos, docenas de iglesias y denominaciones no solo han ‘reinterpretado’ con entusiasmo las Escrituras, sino que ya no aceptan los principios básicos de la fe cristiana como una verdad absoluta«, dijo.

También citó que los elementos básicos del Credo de los Apóstoles, como el nacimiento virginal de Cristo, la resurrección y la existencia del cielo y el infierno, ya no son aceptados por muchos dentro de la iglesia.

“La dilución de las Escrituras y el alejamiento de la sana doctrina que estamos viendo actualmente parece no tener precedentes. Cuando el Anticristo entre en escena, desafortunadamente tendrá pocos problemas para desviar a millones de cristianos bíblicamente analfabetos”, advirtió.

3. Mayor aceptación de la dependencia y el control del gobierno

“Más del 50% de los estadounidenses hoy dependen del gobierno para algún tipo de programa social o asistencia financiera. Ya no hay vergüenza en que las personas físicamente capaces vivan única y permanentemente a expensas del gobierno”, dijo.

Stasia señala que mientras más personas confíen en que el gobierno se ocupará de ellos, más poder y control tendrá el gobierno sobre ellos. 

“Una ciudadanía autosuficiente y confiable no aceptaría que un líder mundial dominante, le quite sus libertades mientras hace promesas poco realistas”, dijo, citando que un ciudadano no debe preguntarse qué puede hacer su país por usted, sino qué puede hacer usted por su país. “El Anticristo no tendrá mucha dificultad en manipular a una población totalmente dependiente”, justificó.

4. Mayor aceptación de la persecución cristiana

“Si bien la persecución en ciertas partes del mundo ha sido rampante desde la Iglesia Primitiva, en los últimos años en particular se ha visto un gran aumento en el sentimiento anticristiano en los Estados Unidos”, mencionó.

“Hace 20 o 30 años, no había muchos casos contra cristianos por exhibir cruces, belenes o tener Biblias en sus lugares de trabajo. Pero ahora sucede regularmente”, señaló.

La investigadora recordó un caso concreto del profesor John Kluge, de Indiana, que se vio obligado a dimitir porque no llamó a una estudiante transgénero por su nuevo nombre y no utilizó pronombres “adecuados”. 

“En 2018, un ejecutivo de Crossfit en Indianápolis fue despedido por afirmar que el matrimonio solo existía si era entre un hombre y una mujer. Los cristianos hoy son multados o despedidos por sus creencias”, subrayó.

«Una vez que aparezca el Anticristo, tendrá pocos problemas para lograr que el público se vuelva contra el cristianismo tradicional», dijo.

5. Mayor aceptación del culto a las celebridades

“Cuando Barack Obama fue elegido presidente en 2008, miles de personas literalmente lloraron de alegría. Levantaron sus brazos en adulación y lo adoraron en un nivel que fue más allá de lo que era natural o normal”.

Según Eric Hollander, profesor de psiquiatría en Nueva York, la cantidad de personas que han desarrollado una “fascinación por las celebridades continúa aumentando exponencialmente” y es un reemplazo para la vida real.

“Con la tecnología actual que brinda acceso instantáneo a imágenes de celebridades, este fenómeno se ha intensificado a un nivel epidémico y ha afectado negativamente a muchas vidas”, dijo.

“Cuando las personas no adoran a Dios, instintivamente adoran a alguien o algo más. El Anticristo probablemente creará un revuelo que hará palidecer la conmoción en torno a Obama, Elvis y la princesa Diana en comparación con lo que sentirán por él”, dijo Stasia.

“La gente parece más que lista para participar en el culto a las celebridades como nunca antes se ha visto en el mundo”, explicó el académico.

El escenario está listo

“Escuchamos mucho sobre el globalismo y la gran redefinición de los principales medios de comunicación. Las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud y el Foro Económico Mundial son solo algunas de las entidades globales con mayor poder e influencia”, dijo.

“El escenario se está preparando rápidamente y la nueva utopía socialista, la nueva Torre de Babel hacia la que la humanidad ha estado caminando durante décadas, se está consolidando. El Anticristo podría aparecer en unos pocos años para tomar su lugar al frente del nuevo sistema globalista”, exclamó.

“Está claro que este nuevo orden mundial no terminará bien para la humanidad. No será un estado utópico altamente evolucionado con los ciudadanos del mundo viviendo en paz, armonía y plenitud sin fin. Pero la Biblia profetizó esto hace siglos, y si bien termina mal para el mundo, termina gloriosamente para aquellos que han confiado en nuestro redentor, Jesucristo”.





Source link