El dueño de una fábrica de muebles encontró una Biblia abierta, que estaba seca y limpia, después que fue cubierta por un deslizamiento de barro. «Es una señal de que no debemos perder la fe de que nos recuperaremos», dijo el empresario.

La fábrica de muebles a la medida, propiedad de Sebastião Reinaldo Diorgi, de 56 años, ubicada en Jaú, Sao Paulo, Brasil, quedó completamente destruida por la tormenta que azotó la ciudad el pasado domingo (30). Al ingresar al lugar, el empresario se enfrentó a un escenario de devastación, el cual no fue completo, pues una oficina de la empresa resistió a la inundación, donde se encontró una Biblia.

La tormenta dejó una estela de destrucción en la ciudad, un muerto y un desaparecido, además de haber destruido el aserradero que Diorgi mantiene en sociedad con su hermano gemelo desde hace 21 años.

El empresario dijo que en la madrugada en que sucedieron los hechos, el agua ya había alcanzado unos 2,20 metros de altura, destrozando la maquinaria del aserradero y muchos productos como armarios y mostradores ya listos para ser instalados en las casas de los clientes, además de toda la materia prima del negocio, tablas de madera.

Cuando el agua bajó, el empresario comenzó a revolver el lodo que había quedado y, entre los papeles y documentos de la empresa que habían quedado inservibles por el lodo, encontró la Biblia que estaba en la oficina abierta. Estaba seca y limpia.

“Esto [encontrar la Biblia intacta] fue una señal de que no debemos perder la fe en que nos recuperaremos. Dios es todo para nuestra familia. Lo que pasó aquí es el mensaje de que, mientras estemos vivos y sanos, podemos recuperarnos”, dijo el empresario.

Según Sebastião Diorgi, los daños estimados por la inundación son muy altos, incluyendo maquinarias y materiales destruidos. Aun así, asegura que tiene la intención de volver a ponerse en pie para cumplir con todos los compromisos que ha adquirido con sus clientes.

“Perdimos todo aquí en la fábrica, incluso la caja fuerte que tenía algo de efectivo y cheques se inundó. Pero no hemos perdido la fe. Vamos a reconstruir el negocio y cumplir con los compromisos”, dijo.

Según el balance de este viernes de la Defensa Civil de Jaú, casi 1.500 personas resultaron afectadas por las inundaciones. El agua ingresó al menos a 592 viviendas.

AcontecerCristiano.Net





Source link