El altar de Josué es la única reliquia real conocida del período israelita durante la conquista de Canaán. El jefe del Consejo Regional de Samaria ve el descubrimiento como otra prueba más de la exactitud bíblica.

Un antiguo amuleto hecho de plomo con texto en hebreo antiguo fue descubierto entre los escombros de las excavaciones que se llevaron a cabo en el sitio arqueológico del Monte Ebal, en la región de Samaria, donde Josué construyó su altar.
La Biblia relata que Josué lideró a los israelitas en la conquista de Canaán, erigió un altar en el monte Ebal según las instrucciones de su predecesor Moisés, siguiendo a los israelitas al cruzar el río Jordán. “Entonces Josué edificó un altar al Señor Dios de Israel en el monte Ebal” (Josué 8:30).

El amuleto está inscrito con la letra hebrea Alef y muestra una imagen que se asemeja a una flor de loto.

El arqueólogo de la Universidad de Haifa, Adam Zertal, quien murió en 2015, identificó los restos de un altar descubierto en el sitio como el descrito en la Biblia, donde Josué dividió la tierra entre las doce tribus.

La investigación de Zertal demostró que el área era un sitio ritual único para las ofrendas de sacrificio. La datación del altar para cuando los israelitas entraron en la tierra, es similar entre el complejo excavado y el altar descrito en el Libro de Josué, y el descubrimiento de huesos de animales exclusivamente kosher que se encontraron en el sitio, han obligado a los arqueólogos a concluir que la estructura es de hecho el altar de Josué que erigió en el Monte Ebal.

Hallazgos valiosos

Los residentes de Samaria que estaban restaurando una de las paredes del altar de Josué que fue destruido por la Autoridad Palestina dijeron que “después de la excavación, dejamos muchos montículos de tierra que excavamos, y como los montículos pueden contener hallazgos valiosos, un grupo de asociados profesores de Zertal los trasladaron a un lugar seguro donde podrán ser inspeccionados. Muchos años después, se desarrolló la tecnología para tamizar correctamente la suciedad”.

Uno de los descubrimientos fue el pequeño amuleto, que medía solo 2×2 centímetros. El amuleto es «opaco como una ostra», lo que sugiere que contenía algo en su interior. Un funcionario de la Autoridad de Antigüedades de Israel trató de abrirlo, pero se dio por vencido cuando comenzó a desmoronarse por los bordes.

Después de eso, los investigadores ubicaron un laboratorio en la República Checa que se especializa en tomar fotografías sofisticadas para reconstruir un modelo tridimensional. Los resultados mostraron varios surcos en el amuleto, uno de los cuales se asemeja a la cabeza de un toro, conocido en la antigüedad bíblica como «Alef», la primera letra del alfabeto hebreo.

“Otra imagen descubierta en el amuleto se asemeja a la de una flor de loto, una imagen significativa en el antiguo Egipto”, dijo Konigsberg.

Lugares de adoración

Konigsberg también dijo que en los próximos días se llevará a cabo un examen minucioso de la placa de yeso encontrada dentro del altar. Agregó que durante la conquista de Canaán por Josué, el yeso se usaba exclusivamente en los lugares de culto.

“Sería fascinante examinar las placas con tecnologías que aún no estaban disponibles para nosotros durante las excavaciones, incluidos sofisticados dispositivos infrarrojos, que podrían revelar textos que están cubiertos en la Biblia sobre el altar de Josué”, explicó Konigsberg.

El altar de Josué es el único remanente actualmente conocido del período israelita durante la conquista de Canaán. El profesor Zertal cree que este era el mismo altar que la ceremonia del pacto discutida en el Libro de Josué.

El jefe del Consejo Regional de Samaria, Yossi Dagan, ve el descubrimiento como una prueba más de la exactitud de la Biblia y dice que el descubrimiento «prueba una vez más la conexión profunda e inseparable entre el pueblo judío y Samaria y la Tierra de Israel como un todo».

AcontecerCristiano.Net





Source link