Una enfermera de oncología adoptó al hijo de 8 años de edad de una paciente con cáncer terminal, para cumplir su promesa de cuidar al niño después de su muerte.

Tricia Seaman trabaja en el hospital de Harrisburg, Pensilvania, Estados Unidos. Hace ocho años, conoció a Trish Somers, quien estaba luchando contra el cáncer y eventualmente se convirtió en una amiga cercana. Antes de fallecer, Trish compartió el impacto de la enfermera en su vida.

“Antes de que ella dijera algo, me sentí cómoda. Era casi como si alguien me hubiera puesto una manta caliente. Nunca antes había sentido algo así ni ninguna otra conexión con nadie», describió hace ocho años.

Tan pronto como la madre soltera se enteró de que tenía un cáncer terminal, le pidió un favor a la enfermera. Por el bien de su hijo Wesley, de 8 años, Trish le pidió que lo cuidara después de su muerte.

“¿Qué le dices a alguien? Ella tiene 45 años. Así que simplemente le di un abrazo y ella dijo: ‘Tengo algo que necesito preguntarte’. Entonces Trish preguntó: “¿Puedes llevarte a mi hijo? ¿Lo criarías si muero?”, dijo la enfermera.

La enfermera consultó con su familia antes de finalmente aceptar, y pronto se convirtieron en una familia. Cuando Trish falleció, cumplió su promesa y adoptó al niño de 8 años.

Wesley tiene actualmente 16 años. La enfermera Tricia lo describe como un hijo “amable” y “amoroso”. Y Wesley está agradecido por la decisión de su madre de dejarlo con la enfermera.

“Creo que fue lo único que se le ocurrió hacer, de verdad. Y estoy agradecido todos los días de que ella haya tomado esa decisión”, dijo el adolescente.

AcontecerCristiano.Net





Source link