A la niña le registraron la mochila y le confiscaron folletos evangelisticos. «Los folletos fueron tratados como material ilegal, como si hablar de Jesús fuera una droga ilícita», dijo el abogado de la familia.

Autoridades escolares prohibieron a una niña cristiana de segundo grado en una escuela pública en los Estados Unidos, compartir el Evangelio con sus compañeros de clase durante el recreo.

Según los padres de la estudiante, la Escuela Primaria North Hill castigó a la niña varias veces por hablarles a otros niños acerca de Jesús, enviándola diez veces a la oficina del director y registrando su mochila para confiscar sus tratados de evangelización.

La familia de la estudiante cristiana está siendo representada por la abogada Christina Compagnone del Centro Estadounidense para la Ley y la Justicia, quien se comunicó con North Hill para garantizar los derechos religiosos y de expresión de la niña.

“Nos sorprendió cuando los padres de la estudiante nos contactaron por primera vez y dijeron que su pequeña había sido enviada a la oficina del director de la Escuela Primaria North Hill no menos de 10 veces desde el 1 de enero por predicar a sus compañeros de clase en el patio de recreo”, dijo el abogado en una declaración reciente.

“No solo la regañaron por hablar de Jesús con sus compañeros de clase fuera del horario de clases, sino que la detuvieron en la entrada de la escuela todas las mañanas para inspeccionar su mochila y quitarle los tratados cristianos”, agregó.

Catherine Carbone-Rogers, directora de comunicaciones de Highline Public Schools, le dijo a The Christian Post que al estudiante se le prohibió evangelizar en la escuela después de que el padre de otro estudiante se quejara de que su hijo había recibido un folleto religioso. 

La directora también justificó la decisión de la escuela diciendo que la niña cristiana perturbaba el ambiente escolar al decir que estaba preocupada por sus compañeros que «se irían al infierno porque no la escucharon, junto con su preocupación por el destino de su propia alma si no puede ayudarlos, hasta el punto de llorar de tristeza”.

Carbone-Rogers agregó que la niña “fue observada persiguiendo a otro estudiante para compartir las Escrituras con él, de pie en una mesa de picnic gritando ‘¡Sálvate o irás al infierno!’ y tener un desacuerdo con otro estudiante sobre su proselitismo”.

Después de que el Centro Estadounidense para la Ley y la Justicia se comunicó con la junta escolar para explicar que la estudiante cristiana tiene el derecho legal de testificar sobre su fe durante el recreo, North Hill levantó la prohibición.

“Los estudiantes son libres de expresar sus opiniones religiosas mientras están en la escuela, lo que incluye compartir Biblias, tratados cristianos”, dijo el abogado de la familia. «Los tratados cristianos estaban siendo tratados como material ilegal, como si hablar de Jesús fuera una droga ilícita». 

La escuela dijo que permitirá que la niña cristiana distribuya tratados de evangelización en el futuro. “Pero esto estará sujeto a ciertas limitaciones neutrales, que se aplicarán por igual a [ella] y a cualquier otro estudiante que distribuya materiales en la escuela, para evitar interferencias o molestias indebidas y para respetar los derechos de todos los estudiantes”, explicó Carbone-Rogers.

AcontecerCristiano.Net





Source link