Rechazado por su familia por convertirse en cristiano, el ex musulmán ha estado predicando en las calles durante 7 años. «Sentí un gran deseo de que otras personas experimentaran el amor de Dios, algo que yo experimenté», dijo.

Kassim Kavuma, se convirtió a Cristo durante una campaña evangelística y ahora predica el Evangelio en las calles de Kampala, capital de Uganda, África.

Todos los días a las 3 de la tarde, Kassim sale a las concurridas calles de Kampala para anunciar la buena nueva del Evangelio que una vez le llegó. Prepara una mesa con libros cristianos para obsequiar y un altavoz con micrófono para la predicación.

En medio del ruido de la ciudad, llena de taxis, tráfico denso y aceras abarrotadas, Kassim proclama la Palabra, suplicando a los transeúntes que se arrepientan y acepten a Jesús como Señor y Salvador de sus vidas.

Ignorando el calor abrasador de la tarde y el sudor que gotea por su rostro, Kavuma lee versículos de su maltrecha Biblia con la facilidad de un predicador experimentado. El evangelista lleva 7 años predicando en las calles de Kampala.

Todo comenzó en 2014. Kassim creció en una familia musulmana y había asistido a una madraza (escuela islámica) donde aprendió el Corán con un maestro islámico. Pero un día, mientras regresaba a su hogar, escuchó oraciones cristianas en una cruzada.

“Todavía recuerdo ese día vívidamente. Estaba a punto de tomar un taxi cerca de Nakivubo para ir a casa cuando escuché las oraciones. Luego fui guiado por el Espíritu para escuchar lo que estaban predicando”, dijo Kavuma a Uganda Christian News.

“Hubo un poco más de claridad y luz cuando el predicador habló en el escenario. Todo lo que se decía era como si me estuvieran hablando directamente a mí. Cuando llamaron a la gente para que se salvara, me encontré allí para nacer de nuevo”.

El ex musulmán aceptó a Jesús, pero sabía que enfrentaría la oposición de su familia islámica, por lo que no regresó a casa ese día.

“Sabía lo que acababa de pasar, no podía irme a casa. Dormí allí, en el lugar donde se desarrolló la campaña. Y al día siguiente, fui con otros cristianos a la montaña de oración en Sseguku”, recordó Kavuma.

Rechazado por su familia musulmana

El cristiano comenzó a estudiar la Biblia, comparando las enseñanzas cristianas con las enseñanzas islámicas. Se dio cuenta de que el Islam carecía de amor, pero el cristianismo tenía respuestas a sus preguntas. 

“Los relatos bíblicos provienen de 40 testigos diferentes. El Corán tiene solo uno, Mahoma”, señaló Kassim.

Al enterarse de su conversión al cristianismo, la familia de Kassim lo echó de la casa. Después de un año de conversión, comenzó a predicar de puerta en puerta y luego se dedicó al evangelismo en las calles.

“Desde ese momento que fui salvo, he experimentado un gran amor en mí. Estaba adorando a Dios en espíritu y en verdad y sentí ese gran deseo de que otras personas experimentaran lo que yo estaba experimentando”, dijo el ex musulmán.

Incluso desterrado de su familia, Kassim logró ganar a algunos familiares para Cristo. “Dos de mis hermanos ahora también son cristianos nacidos de nuevo. Creo que también se nos unirán otros miembros de mi familia”, testificó el evangelista.

AcontecerCristiano.Net

Source link