La guerra continúa en Ucrania, con desplazados en el interior del país y millones de refugiados. «Dios nos está mostrando cómo podemos servir, siendo las manos y los pies de Cristo aquí en la tierra», dijo el pastor.

Matías Radziwiluk, director del Instituto Bíblico Ucraniano del ministerio Word of Life cerca de Kiev, dice que parte del equipo permanece en suelo ucraniano, trabajando para llevar ayuda humanitaria y apoyo espiritual a los necesitados.

En 1992, Word of Life llegó a Ucrania para iniciar un ministerio enfocado en la juventud, la proclamación del evangelio y la preparación misionera. Diez años después, el ministerio fundó el Instituto Bíblico en las afueras de Kiev, donde lleva a cabo un programa de formación bíblica y espiritual, entre otras actividades.

Con la invasión de Rusia a Ucrania, el ministerio se ha convertido en un punto de suministro y distribución de recursos humanitarios, que son entregados diariamente a diferentes puntos del país.

Radziwiluk explica que Ucrania es el país con la mayor alianza de iglesias evangélicas de la región. Así, todos los ministerios buscan apoyar a la iglesia local y compartir el evangelio, con campamentos y otras actividades.

El Instituto Bíblico ofrece un programa de dos años enfocado en tres áreas: entrenamiento bíblico, vida cristiana y ministerio. “Lo especial de este colegio bíblico es que recibimos estudiantes de países de la antigua Unión Soviética, porque todos los estudiantes conocen el idioma ruso. Tenemos estudiantes no solo de Ucrania, sino también de Rusia y varios países de Asia Central”, explica.

Radziwiluk, dice que en medio de la guerra, Dios los está guiando paso a paso: “A veces nos gustaría planificar, tener una visión clara del año, pero Dios nos ha mostrado que hay que ir día a día. Y tuvimos oportunidades y puertas abiertas para servir”.

En las primeras dos semanas del conflicto, Radziwiluk dice que el equipo estaba ayudando con las evacuaciones, trasladando a unas 2500 personas fuera de la ciudad a un lugar más seguro. “Tuvimos contacto con personas en Chernigiv, una ciudad del norte que estaba en una situación muy dramática: sin agua, sin comida, sin electricidad”.

Dice que poco a poco se fueron liberando pueblos y ciudades, pero que cuando entras en estos pueblos y ciudades “ves el terror, la destrucción causada por la opresión rusa”.

En este momento, dice que parte del equipo está en Kiev haciendo el trabajo logístico de recibir camiones y camionetas con ayuda humanitaria proveniente de varias iglesias de Europa.

Según los informes, los rusos abandonaron el norte en total destrucción. “Somos uno de los primeros grupos en entrar, lo cual es bueno porque estamos testificando como iglesia de Jesucristo. A menudo nos guía el ejército porque todavía hay peligros”.

En medio de las dificultades, Radziwiluk dice: “Dios me está enseñando que podemos hacer muchas cosas. A veces nos apresuramos a decir ‘es demasiado difícil’, ‘no podría hacer algo así’, pero Dios me está mostrando cómo podemos servir al ser las manos y los pies de Cristo aquí en la tierra”.

Radziwiluk cree que Ucrania fue el país más abierto al Evangelio en Europa, con una gran estructura de iglesias evangélicas. “Ucrania es el país que más misioneros envía a los países de la antigua Unión Soviética. Y entiendo que uno de los objetivos de Satanás es detener este trabajo”, dijo.

“Nos gustaría un acuerdo de paz para apagar el fuego, pero eso tampoco detendrá el trabajo de la iglesia. Estoy muy orgulloso de cómo la iglesia ha respondido a este desafío, y no solo en Ucrania sino en toda Europa al darnos la bienvenida”, dijo.

Radziwiluk dice que esto le dio vida a la iglesia. “Dios está haciendo algo hermoso. Hay destrucción, pero Cristo está construyendo algo hermoso a través de todo eso”, explica.

AcontecerCristiano.Net





Source link