Una mujer de 80 años terminó su proyecto que considera grandioso: escribir toda la Biblia a mano. Tardó 7 años en concluir y dijo que se emocionó cuando escribió sobre la venida de Jesús: “Lloré mucho”.

María Petrina, comenzó a transcribir la Biblia en el año 2014 y terminó en noviembre del 2021. El material utilizado hasta su finalización fue de 10 bolígrafos y 6 cuadernos. En cuanto a la motivación, la respuesta es bastante simple: cuando perdió a su esposo, se sintió muy triste y escribir fue una forma de calmar ese sentimiento que se apoderó de su corazón.

“Pensé, ‘Mira, voy a transcribir la Biblia. No voy a escribir mis propias palabras, las voy a copiar”, dijo en una entrevista. Y, como tuvo la idea, en su período de duelo, dedicó algunas horas de su rutina semanal a esta realización.

Según la Sra. Petrina, escribir la Biblia fue bueno para ella. “Mientras escribo, aprendo. Además, es muy bueno porque tengo este maravilloso contacto con la Palabra del Señor”, compartió. 

Los beneficios también se extendieron a sus otras generaciones. Su nieta, Aryedna, dijo que admira la dedicación de su abuela. 

En 2020, mientras su abuela aún escribía, dijo: “Donde viaja, su maleta puede estar llena, pero encuentra la manera de llevar su Biblia, en la versión Idioma de hoy, con las hojas de papel y bolígrafos”.

Aryedna también reveló que su abuela a menudo recita y comparte las lecciones aprendidas mientras lee y escribe.

Después de terminar la transcripción de la Biblia, la anciana celebró el momento en un servicio de consagración en su ciudad, Itabuna, Brasil. Invitó a su familia, algunos amigos y al pastor local. 

“Fue un gozo copiar la Biblia. E incluso cuando viajaba, me llevaba material para escribir para no perder el tiempo. Siempre copié en oración. Cuando llegué a la parte de la venida de Jesús, lloré mucho, estaba muy emocionada”, compartió.

“Aconsejo a las personas, especialmente a las de mi edad, y aquellas que tienen menos compromisos fuera de casa, que escriban y lean. Es bueno ejercitar la mente, porque con la edad tendemos a olvidar las cosas. Quiero dejar este material para mi tercera generación, mis bisnietos y tataranietos”, concluyó.

AcontecerCristiano.Net





Source link