Una niña de 2 años fue rescatada sin señales de vida de un lago; y durante el traslado al hospital sufrió un paro cardíaco, pero milagrosamente sobrevivió tras cadena de oración. «Hemos visto a Dios moverse en todo esto», dijo la madre.

Amanda Aycock y su familia están celebrando un gran milagro luego de que su hija de 2 años, Tessa Claire, sobrevivió a un paro cardíaco de 30 minutos, al ahogarse en un lago en Texas, Estados Unidos.

Hace unas semanas, Tessa salió de la casa y desapareció. La casa de la familia está cerca a un extenso lago y encontrar a la niña fue un desafío. 

“Después de unos 20 minutos de búsqueda, regresaba a mi jardín para decirle a mi esposo que se metiera al lago y comenzara a buscar. Esta no sería una tarea fácil, ya que tenemos un estanque bastante grande. Estaba a unos 30 metros del lago y me di cuenta de que Jonathon, mi esposo y su padre ya estaban allí, cuando comenzaron a gritar pidiendo ayuda”.

El primer milagro fue encontrar a Tessa en el gran lago. El padre y el abuelo vieron un área pequeña sin musgo y entraron al agua con redes de pesca para rescatar a la niña. Tessa fue sacada del lago sin sus signos vitales .

“Todo lo que recuerdo es correr y gritar. Cuando llegué allí, la acostaron en el césped, me arrodillé y comencé la reanimación cardiopulmonar. Su cuerpecito no tenía señales de vida”, dijo la madre.

Llegó la ambulancia y la niña fue trasladada al hospital. En el camino, con un paro cardíaco que duró 30 minutos, Tessa dio una señal de esperanza al reaccionar a la reanimación. 

Milagrosamente de vuelta a la vida, Tessa fue trasladada a la UCI pediátrica, pero aún estaba en peligro de morir. Poco después, el estado de Tessa comenzó a deteriorarse y el médico le informó que era probable que la niña sufriera una hernia discal

“El cerebro se hincha hasta el punto de empujar el tronco encefálico a través del canal espinal, causando la muerte del tejido. Su tronco cerebral controla sus funciones básicas de por vida, por lo que sería fatal», explicó la madre.

En ese momento, los padres entendieron que la oración sería el arma más efectiva para ganar la batalla y comenzaron una cadena de oración con familiares y amigos. Los pedidos de oración por la vida de Tessa se multiplicaron y llegaron a otros cristianos que no conocían.

Luego, las oraciones comenzaron a ser respondidas y Tessa mostró una mejoría. “Cuando fui a la cabecera y puse mi mano en la de ella, ella agarró mi mano y luego la apretó”, testificó la madre.

Al día siguiente, la niña volvió a parpadear y siguió progresando. Después de los exámenes, se le diagnosticó daño en regiones del cerebro, lo que puede comprometer su movimiento, pensamiento y comportamiento. 

A pesar del diagnóstico, Amanda continúa con una fe inquebrantable, creyendo en la recuperación total de su hija menor. “Necesita tiempo y terapia, pero nuestra niña va a ser la misma niña ingeniosa, dulce e impulsiva que ha sido desde que llegó a este mundo. Ningún accidente cambiará eso”.

Hoy, la niña Tessa ya respira sin la ayuda de máquinas y avanza a pasos agigantados. La madre agradeció todas las oraciones recibidas que salvaron a su hija

“Dios es fiel y tiene el control. Cada vez que un médico se nos ha acercado con malas noticias, Tessa les ha demostrado que estaban equivocados y sé que es por su espíritu y la intervención de Dios. Lo hemos visto moverse en los últimos días y siento que el testimonio de Tessa está haciendo temblar al diablo”, concluyó Amanda.

AcontecerCristiano.Net





Source link