Un pastor hospeda a más de 200 refugiados que han cruzado la frontera de Ucrania hacia Polonia. Él y su iglesia compraron camas, mantas y otros suministros para dar la bienvenida a la gente que huye de la guerra.

En medio de la invasión rusa de Ucrania, Henryk Skizypkowski vio la necesidad de conectar a los refugiados ucranianos con la fe. En este sentido, decidió abrir la iglesia para albergar a estas personas en la frontera con Polonia.

En el momento en que se enteró de la invasión, el pastor polaco y su iglesia comenzaron a comprar camas, mantas y otros suministros para la inminente afluencia de refugiados.

“Fue un paso de fe”, dijo el pastor, sentado junto al Dr. Paul Chitwood, presidente de la junta de Misiones Internacionales de la Convención Bautista del Sur.

La iglesia del pastor Skizypkowski, junto con muchas otras congregaciones en la región, está sirviendo como línea de recepción para aquellos que huyen de la guerra que se desarrolla en Ucrania, la mayoría de los cuales son mujeres y niños, ya que a los hombres se les ha dicho que se queden para luchar contra las fuerzas rusas. Solo el martes, la iglesia ayudó a un puñado de familias a mudarse a Gdańsk, Polonia, Alemania y Bélgica.

Chitwood, quien llegó a Polonia el lunes, elogió a la iglesia local por sus esfuerzos.

“Quitaron todos los bancos, quitaron el púlpito”, dijo. “De hecho, tienen camas repartidos por toda la iglesia, además de proveer comida y ropa. Simplemente están haciendo un gran trabajo ayudando a aquellos que realmente están sufriendo en este momento”.

La respuesta del pastor Skizypkowski es admirable, así como de tantos cristianos en Polonia. El mensaje «fuerte y claro» que Chitwood dijo que vio de los creyentes de toda la región es uno de compasión, ya que vieron «muchas personas sufriendo, queriendo ayudar, queriendo compartir el amor de Cristo con ellos y satisfacer sus necesidades».

Si bien es indudable que es devastador, Skizypkowski, padre de siete hijos biológicos y nueve hijos adoptivos, tres de los cuales tienen síndrome de Down, cree que hay un propósito divino en juego.

El pastor explicó que hay alrededor de 6000 bautistas en alrededor de 100 iglesias en Polonia, muchos de los cuales han abierto sus hogares y “corazones” a los refugiados ucranianos que buscan seguridad.

AcontecerCristiano.Net





Source link