Campamento de oración

Un pastor combate la violencia con la oración. El líder cristiano participó de 100 días de clamor a Dios para poner fin al crimen organizado en la ciudad.

Corey Brooks, pastor de la Iglesia New Beginnings, en Chicago, Estados Unidos, quiere ver una disminución en los tiroteos, asesinatos y arrestos en el lado sur de la ciudad.

Brooks, junto con otros cristianos, ha estado al aire libre sobre contenedores a pesar del clima frío, en un esfuerzo por crear conciencia sobre la violencia y la pobreza que está consumiendo a su comunidad.

Brooks y su organización, Project HOOD, están tratando de recaudar fondos con la esperanza de construir el Centro de Liderazgo y Oportunidades Económicas, un edificio de 25,000 pies cuadrados que servirá como un espacio seguro para ayudar a los niños.

La instalación incluirá un centro de trauma, programación para adolescentes, instalaciones deportivas que incluyen una piscina y un salón de clases.

Durante una entrevista con el Chicago Sun-Times, Brooks explicó que la tasa de violencia va en aumento.

«Los tiroteos en el condado de Cook han alcanzado su punto máximo desde la década de 1990», dijo el pastor. «Nuestro vecindario realmente necesita un lugar de transformación, un lugar donde puedan ir y obtener todas las cosas que necesitan para comenzar a tratar de cambiar sus vidas. Este centro es muy, muy necesario en este momento».

Brooks no cree que la respuesta para acabar con el crimen deba provenir exclusivamente del gobierno y la policía. Sabe que las áreas pobres necesitan acceso a recursos y un centro de recreación para mantener a los niños y adultos fuera de las calles.

«En lugar de recaudar dinero para demoler algo, estamos recaudando dinero para construir algo», dijo al Times.

Según el sitio web del Proyecto HOOD, el grupo ha ayudado a más de 1,500 jóvenes en riesgo y 2,500 adultos en Woodlawn, Englewood y áreas circundantes.

Pero quieren duplicar esos números en los próximos 5 años, reduciendo la violencia, mejorando la salud física y emocional, promoviendo el éxito académico y logrando la independencia financiera.

De hecho, esta es la segunda vez que el pastor Brooks ha acampado afuera por una causa extraordinaria.

En 2011, ocupó el techo de un motel de Woodlawn, conocido por el tráfico de drogas, el tráfico sexual y la prostitución, durante 94 días durante el invierno. Su objetivo era recaudar suficiente dinero para comprar y demoler el motel.

El pastor Brooks está tan comprometido con esta causa hoy como hace 10 años.

«Vamos a durar mucho tiempo. Vamos a tratar de ser lo más pacientes posible», dijo a Radio WGN.

«Estaremos aquí todos los días hasta el final. Oro todos los días para que alguien lo tome sobre sí mismo y lo encuentre en su corazón [el deseo] de ayudarnos realmente. Trato de no esperar que cierta persona lo haga, [ pero] quien haga lo que se sienta obligado a ayudar, será una gran bendición para nuestra comunidad”, declara el pastor.

AcontecerCristiano.Net

Source link