El economista, Rodrigo Chaves Robles, fue elegido por los costarricenses como el presidente del país, en elecciones de segunda vuelta llevadas a cabo el pasado domingo 3 de abril.

Chaves, del Partido Progreso Social Democrático, obtuvo un 52,9% de los votos y derrotó al expresidente (1994-1998) y candidato del Partido Liberación Nacional (PLN), José María Figueres, quien captó el 47,1 %. El abstencionismo se situó en el 42,8 %.

El presidente electo afirmó que recibe con «humildad» el resultado de las elecciones y con una «enorme responsabilidad colmada de retos y dificultades que todos nosotros vamos a solucionar».

Y uno de esos retos se centra en la reforma de la educación, que como candidato prometió realizar.

El presidente electo sostuvo reuniones con pastores evangélicos del país y se comprometió con ellos a gobernar respetando la vida y eliminar la «ideología de género» de las escuelas del país.

En la reunión con los evangélicos, el entonces candidato, se comprometió en los siguientes puntos:

– No apoyar, ni institucionalizar, ni promover la ideología de género en el Estado costarricense.

– No apoyar ninguna iniciativa que promueva el aborto, ni la eutanasia.

– Revisar los decretos sobre la fertilización in vitro y la norma técnica aprobada (Sobre los abortos terapéuticos en Costa Rica).

– Eliminar la ideología de género del sistema educativo costarricense.

El acuerdo del presidente con sectores cristianos del país, generó rechazo en grupos liberales, quienes señalaron a Chaves de discriminar a los ciudadanos proabortos y proLGBT.

AcontecerCristiano.Net





Source link